UNA FINESTRA OBERTA AL MÓN

UNA FINESTRA OBERTA AL MÓN
(c) Gallel Abogados

viernes, 9 de septiembre de 2016

LA MEDIACIÓN EN LOS PUEBLOS PRIMITIVOS

EL PUEBLO PRE-INCA DE LOS UROS
(c) Gallel Abogados


- Ya tuvimos ocasión de tratar este tema en nuestra entrada denominada ¿EXISTÍA LA MEDIACIÓN EN LA PREHISTORIA?, una de las entradas que más interés han suscitado en nuestro blog. Ahora, vamos a tratar sobre la mediación en el poblado de los Uros, sito en la bahía de Puno, situada al Sureste de Perú.

- Los Uros son los habitantes de unas islas flotantes formadas por juncos, que en su lengua llaman "totora" puestos entrecruzados en su superficie, que se asienta sobre las raíces entrelazadas de éstos con limo en su interior (denominada "quile"), formando así, una superficie compacta que navega como isla, junto a un grupo numeroso de otras islas, juntas las unas con las otras, flotando sobre las aguas del lago Titicaca (de "titi", puma y "khakha", piedra, o piedra del puma, en alusión al lugar en el que se encuentra una roca indicadora de los movimientos solares, hundida en el fondo del lago, del que se dice surgió el primer inca).
- Este asentamiento de los Uros se remonta a tiempo anterior al de los Incas, provenientes de la Amazonía, con rasgos étnicos diferenciales de los Quechuas y de los Aymaras.
- Partimos de la existencia de dos jurisdicciones u órdenes resolutorios de conflictos; de un lado, el estatal, que se encarga de atender los conflictos entre los Uros y el resto de la población de Puno o de su Departamento, según su importancia, o jurisdicción extra grupal. De otro, surge la propia jurisdicción, intra grupal, cuando son conflictos menores y entre los propios uros.
- La estructura organizada para resolver los conflictos, ya entre los miembros de una isla, como entre los de la comunidad de islas consiste en el nombramiento de un "jefe", denominado "mailcu", elegido democráticamente, si bien, hace años, era la persona más anciana, que se encarga de decir cuándo hay que salir a pescar y dónde y demás tareas ordinarias, así como para dirigir la asamblea formada por los miembros de todas las islas flotantes o la del solo conflicto, según las partes en conflicto sean de distintas islas o de una sola. 
- Cada isla viene a estar compuesta por unas 7 familias, lo que representa unas 25 personas, aproximadamente. 
- El Presidente, así como los reunidos en asamblea, tratan por todos los medios de intentar apaciguar el conflicto, tratando de que ambas Partes resuelvan su disputa amigablemente, instándoles a encontrar la solución más adecuada para ambos. Si no alcanzan el acuerdo, sencillamente, una de las dos partes, o ambas, cogen un serrucho de metal de más de metro y medio de largo y proceden a serrar la medianera entre las islas colindantes, procediendo marcharse, navegando en la isla segregada por el lago, hasta llegar al lugar más idóneo para sus intereses, dejando el hueco de la isla para que las que quedan se junten u otra ocupe su lugar.
- La vergüenza que representa que toda la comunidad presencia la disputa e intervenga en ello, es el peor castigo que puede recibir el "infractor", por ello, así se dispone que sea resuelto el conflicto en asamblea dominical, como sucede en la cercana isla terrestre de Taquile y, quien no soporte dicho "castigo", debe segregar su isla, marchando a otro lugar.
- Si pensamos que el cambio de lugar de la isla del que la segrega y marcha a otro lugar del poblado, no supone, en sí mismo considerado, una sanción, mucho menos es grave, por cuanto que la separación isleña conlleva un alejamiento de unos metros más aquí o más allá, pues el asentamiento no puede pensarse más allá de la plataforma de "quile" y "totora", por lo que su forma de vida continúa dentro o muy próximo al poblado general, si bien, apartado de sus vecinos colindantes que le agraviaron o a los que agravió. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada